Donde Dios es el centro de nuestras oraciones

DOLOR EN LOS PIES - UN TESTIMONIO DE FE Y SANIDAD

Comparte
Dona
Sonia solía caminar del trabajo a su casa para ejercitarse en un trayecto de al menos 1 hora.

La práctica fue muy positiva por al menos un año, pero luego comenzó a sentir dolor en lo pies, en la planta y talón de ambos lados.

Con el pasar de los días, las molestias se convirtieron en dolor y luego en sufrimiento.

Eran tan intensos los dolores que tuvo que suspender sus caminatas de ejercicios. A pesar del reposo que se auto impuso, el dolor progresó tanto que incluso sentía molestias caminando cortas distancias.

En los días en que decidió visitar al doctor, Dios la motivó a ver algunos videos con testimonios de personas que clamaron a Dios, y El las sanó de enfermedades sumamente graves.

En esos días su marido le comenta que también había visto otros testimonios del gran poder de Dios sanando milagrosamente.

Con estas dos fuentes de motivación e inspiración, ella decide clamar a Dios por un auténtico milagro en el dolor en lo pies que sufría.

Fue así que inició una terapia de ayuno, oración y proclamación de las promesas de sanidad de Dios.

Uno de esos días, ella llega a su casa y le dice a su marido: "Hoy me dolió menos el pie izquierdo!".

Aunque la mejoría fue mínima, fue suficiente para que su nivel de fe incremente y se anime a alcanzar su restauración completa.

Siguió entonces bendiciendo la salud de ambos pies. Pronto el pie izquierdo quedó completamente sano, sin ningún rastro de dolor e incomodidad, estaba simplemente perfecto!

Ella había ganado una gran batalla, pero no aún la guerra. Ahora era el turno del pie derecho.

El dolor era bastante rebelde. Algunos días disminuía y otros recuperaba su intensidad; pero aunque el dolor era inestable, ella solo se dedicó a bendecir su pie con perseverancia.

Unas semanas después el dolor comenzó su retroceso. Fue tan grande este avance en su recuperación, que Sonia decidió volver a caminar desde su trabajo hasta la casa, lo hizo con fe y convicción de que faltaba poco para llegar a la meta.

Mantuvo su nivel de oración a pesar de la molestia al caminar un largo trayecto, pero la mejoría era notoria todos los días; la oración y la fe en Dios estaban ganaban terreno al dolor.

Pasado un tiempo, su marido le dice que él iría a trotar y ella le dice que le acompañaría, pero él responde diciendo:

- "Hoy prefiero ir solo porque necesito trotar y no caminar".
Ella responde: - "Que bueno, yo trotaré contigo".
El dice: - "Pero no puedes; y el dolor de tu pie derecho?".
Ella finaliza diciendo - "A partir de ayer, ya no tengo ningún dolor, estoy sana!".

Desde entonces Sonia caminó y trotó con libertad y sin dolor. Ella le acredita su milagrosa restauración a la fe que puso en Jesús y en las promesas de sanidad escritas en la Biblia.


Si crees que Dios sanó el horrible dolor en lo pies que sufrió Sonia, entonces puedes creer que El también sanará tus dolencias físicas y también tu alma.

Así como el cuerpo necesita salud, el alma también lo necesita; por ello, haz ahora mismo...

La Oración #1


MATERIALES

El dolor en lo pies es uno de los 10 dolores más frecuentes que la gente sufre, y hay muchos motivos que pueden generar este problema; pero solo hay un Dios que puede sanar sin pastillas, molestos tratamientos y sin operaciones, su nombre es Jesús!

Aquí abajo encontrarás libros con testimonios de otras personas a quienes Dios sanó incluso de problemas mucho más graves:





Sufres también dolor en lo pies o algo parecido?

Conoces a alguien que sufre por causa del algún dolor intenso? Entonces comparte con el/ella este testimonio para incrementar su fe.

Gracias por leerlo hasta aquí!


FUENTE: IMAGENES

4 comentarios:

  1. Dios saname porfavr del dolor de pies y piernas y rodillas

    ResponderEliminar
  2. Realmente estoy desesperada por mis pies y quisiera poder estar sana amen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Anónima, el querer estar sana es un buen inicio.

      Ahora, usa tu FE para proclamar que eres sana en tus pies, en el Nombre de Jesus.

      Si no eliminas el dolor con la 1ra oracion, insiste cada vez que tengas el dolor, cada dia.... hasta que seas sana!

      Eso fue lo que hizo Sonia en el testimonio que se cuenta arriba.

      Por que en algunos casos la sanidad es instantanea y en otros hay que insistir todos los dias?

      Se debe a la medida de fe que tenemos.

      Si necesitas orar a diario, es porque tu fe aun no es lo suficientemente fuerte como para creer y recibir ese milagro de parte de Dios.

      Para incrementar tu fe, la Biblia enseña que necesitas oir la palabra de Dios - Romanos 10:17.

      Para oir la palabra de Dios tienes que estudiar la Biblia, Orar y Adorar a Dios. Con esa combinación tu "oido espiritual" se abrira y tu alma creera y recibira el milagro que necesitas.

      Persevera y seras salva de esta afliccion - Mateo 24:13.

      Eliminar

Tu comentario es MUY IMPORTANTE.

Por favor, escribe algo... aunque sea un saludo.

Puedes hacerlo inclusive como Anónimo. No hay excusas :)

Amigos de "PACE"

Videos de Pace

Loading...